Ir al índice

VI. SUGERENCIAS SOBRE CITAS Y OTROS DETALLES BIBLIOGRÁFICOS.

Las citas. ¿Cuándo y cómo se cita? Diez reglas. (Tomado de “Cómo se hace una tesis”de Umberto Eco Ed. Gedisa España, 1991, p.188)

Normalmente en una tesis se citan muchos textos de otros: el texto objeto de vuestro trabajo, las fuentes primarias, la literatura crítica y las fuentes secundarias.

Así pues, las citas son prácticamente de dos tipos : a) se cita un texto que después se interpreta y b) se cita un texto en apoyo de la interpretación personal.

Es difícil decir si se debe citar con abundancia o con parquedad. Depende del tipo de tesis. Un análisis crítico de un autor requiere que grandes fragmentos de su obra sean retranscritos y analizados. En otros casos, las citas pueden ser una manifestación de desidia en cuanto a que el candidato no quiere o no es capaz de resumir una serie cualquiera de datos y prefiere que se lo haga otros.

Por lo tanto damos diez reglas para las citas:

(Estas dos reglas implican algunos corolarios obvios. En primer lugar, si el fragmento a analizar supera la media página, eso significa que algo no funciona o habéis recortado una unidad de análisis demasiado amplia, en en ese caso no llegaréis a comentarla punto por punto o no estáis hablando de un fragmento sino de un texto entero, y en ese caso, más que hacer un análisis estáis pronunciando un juicio global. En tales casos, si el texto es importante, pero demasiado largo, es mejor transcribirlo en toda su extensión en apéndice y citar a lo largo de los capítulos sólo por períodos breves.

En segundo lugar, al citar literatura crítica debéis estar seguros de que las citas aporten algo nuevo o confirmen lo que ya habéis dicho con autoridad.

Esta regla es taxativa si se trata de obras literarias. En tales casos puede ser más o menos útil poner detrás entre paréntesis o en nota, la traducción.

Depende también de la intención del trabajo.

Tercero, no se debe interpolar, todos nuestros comentarios, aclaraciones, especificaciones tienen que aparecer entre paréntesis cuadrados o corchetes.

Incluso los subrayados que no son del autor sino nuestros, tienen que ser señalados.

Por eso la referencia tiene que ser exacta y puntual (no se cita a un autor sin mencionar el libro y la página verificable por todos)

Citas, paráfrasis y plagio (Tomado de “Cómo se hace una tesis”de Umberto Eco Ed. Gedisa España, 1991, pág199)

Al hacer una ficha de lectura, resumís en varios puntos el autor que os interesa, es decir, hacéis una paráfrasis y repetís con palabras el pensamiento del autor. En otros casos, transcribís fragmentos enteros entre comillas.

Luego, cuando pasáis a redactar la tesis, ya no tenéis el texto a la vista y os limitáis a copiar fragmentos enteros de vuestra ficha. Entonces, tenéis que estar seguros de que los fragmentos que copiáis son verdaderas paráfrasis y no citas sin comillas. En caso contrario, cometeríais un plagio.

Esta forma de plagio es bastante común en las tesis. El estudiante se queda con la conciencia tranquila porque antes o después dice en una nota a pie de página que se está refiriendo a ese autor determinado. Pero pongamos por caso que el lector advierte que la página no está parafraseando el texto original sino que lo está copiando sin utilizar las comillas, se lleva una mala impresión. Y esto no concierne al ponente sino a cualquiera que después eche un vistazo a vuestra tesis para publicarla o para estimar vuestra competencia.

¿Cómo se puede estar seguro de que una paráfrasis no es un plagio? Ante todo, si es mucho más breve que el original. Pero existen casos en que el autor dice cosas muy sustanciosas en una frase o período breve de manera que la paráfrasis tiene que ser muy larga, más larga que el fragmento original. En tal caso no hay que preocuparse neuróticamente de que no aparezcan las mismas palabras, porque a veces es inevitable o francamente útil que ciertos términos permanezcan inmutables. La prueba más segura la tendréis cuando seáis capaces de parafrasear el texto sin tenerlo ante los ojos. Significará que no sólo no lo habéis copiado, sino que además lo habéis comprendido.

Las notas a pie de página. (Tomado de “Cómo se hace una tesis”de Humberto Eco Ed. Gedisa España, 1991, pág 201)

¿Para qué sirven las notas?: Existe la opinión bastante extendida de que no sólo las tesis, sino también los libros con muchas notas son un ejemplo de esnobismo erudito y además un intento de echar una cortina de humo a los ojos del lector.

Ciertamente, no hay que descartar que muchos autores utilicen abundantes notas para conferir un tono importante a su elaboración personal, ni que muchos otros amontonen notas de información no esenciales, a veces saqueadas a mansalve de entre la literatura crítica examinada. Pero esto no quita para que las notas, cuando son utilizadas en su justa medida, sean necesarias. Cuál es su justa medida no se puede decir, porque depende del tipo de tesis.

Pero intentaremos ilustrar los casos en que las notas son necesarias y cómo se ponen.

a) Las notas sirven para indicar el origen de las citas . Se pone al fin de la página o del capítulo o del libro y permite verificar rápidamente de lo que se habla.

b) Las notas sirven para añadir a un tema discutido en el texto, otras indicaciones bibliográficas de refuerzo . Por ejemplo: sobre este tema ver también en el libro tal, en este caso es mejor ponerla a pie de página.

c) Las notas sirven para referencias externas e internas : Tratado un tema, se puede poner un “cfr”que quiere decir “confróntese” y remite a otro libro o a otro capítulo o párrafo del propio libro.

d) Las notas sirven para introducir una cita de refuerzo: Esta cita estorbaría en el texto. Se perdería el hilo en relación con la siguiente afirmación del texto, sin embargo esa cita es de una conocida autoridad que confirma los criterios expuestos.

e) Las notas sirven para ampliar las aseveraciones que habéis hecho en el texto: en este sentido son útiles porque no cargan el texto con observaciones que por importantes que sean, son periféricas con respecto al argumento principal del trabajo o no hacen más que repetir un punto de vista diferente de lo que habéis dicho de modo esencial.

f) Las notas sirven para corregir las afirmaciones del texto. Podéis estar seguros de cuanto afirmáis pero ser también consciente de que alguien puede no estar de acuerdo o de que se podría interponer una objeción a la afirmación realizada. Constituiría una prueba, no sólo de lealtad científica, sino también de espíritu crítico insertar una nota parcialmente reductora.

g) Las notas pueden servir para ofrecer la traducción de una cita que era esencial dar en la lengua extranjera . O la versión original, que por exigencias de fluidez del razonamiento resultaba más cómodo dar en traducción.

h) Las notas sirven para pagar las deudas . Citar de un libro del que se ha extraído una frase es pagar una deuda. Citar al autor de quien se ha empleado sus ideas es pagar la deuda además de ser una norma de corrección científica.

Además, existen ideas originales que no hubieran surgido sin consultar determinadas obras.

Mientras que las notas a, b y c son más útiles a pie de página, las del tipo d, h pueden ir también al final del capítulo o al final de la tesis, especialmente sin son muy largas. Con todo es preciso decir que una nota nunca debe ser demasiado larga, en tal caso, no se trata de una nota sino de un apéndice y como tal hay que anexarlo al final del trabajo.

VII. LA DEFENSA DE LA TESIS

La Tesis es la culminación académica de la actividad científica de un aspirante a licenciado, Master o Doctor, de ahí que se le otorgue tanta importancia por parte, no sólo del que la presenta, sino también de las instituciones vinculadas a la investigación.

El momento cumbre para un aspirante lo constituye el acto de defensa de la Tesis , en el que públicamente son expuestos los aciertos y debilidades del trabajo realizado durante un período relativo o realmente largo y evaluado por un tribunal, la comunidad científica, y más tarde por la vida.

La Tesis debe ser sometida a la aprobación de un tribunal integrado por especialistas de la materia a la que el aspirante ha dedicado sus esfuerzos investigativos. Ellos escucharán al ponente, a su tutor y también al oponente, que mediante un análisis escrito dará a conocer su veredicto. En ese "juicio" los oponentes resultan ser los "fiscales"; Sin ellos no es posible que se conozcan, -de forma desprejuiciada - tanto los valores, como aquellos elementos no logrados por el aspirante en su informe de Tesis.

VIII. LA REDACCION DE UN PERFIL DE PROYECTO DE INVESTIGACION

El perfil de proyecto constituye un documento breve en el que se esbozan los aspectos básicos del futuro proyecto y que debe servir para que los evaluadores estén en condiciones de emitir una aprobación `en principio', que representa una anuencia para que el investigador redacte y presente el texto del proyecto.

En general, los foros en que se debate la aprobación o no de un proyecto han encontrado muy conveniente adoptar la práctica de los perfiles o cartas de proyecto, que ahorran un considerable tiempo al autor y a los revisores y que descargan a estos últimos de un trabajo frecuentemente estéril.

El perfil no se diferencia mucho de lo que posteriormente ha de constituir el resumen del proyecto, pero debe ser más explícito y poner énfasis en la necesidad y en la factibilidad de éste. Si faltan esos dos elementos o si el proyecto no los satisface, debería procederse a su rechazo sin más trámites. Si es necesario y factible, debe demostrar luego que es capaz de rebasar los otros filtros que preceden a su aprobación. Reiteradamente en este volumen se ha hecho alusión a cuatro componentes esenciales de un proyecto. De modo sintético y cuidando de incluir los aspectos de necesidad y factibilidad, el perfil debe contener:

•  el QUE: donde se hace explícito cuál es el problema que la investigación se propone abordar, cuáles son los antecedentes y cuáles los supuestos o el marco teórico en que se sustenta dicho problema.

•  el POR QUE: que contiene la justificación de la investigación y que permite anticipar en qué medida y en qué sentido la investigación es capaz de generar un cambio, ya sea de orden cognoscitivo, de orden tecnológico o ambas cosas.

•  el PARA QUE: en donde se exponen los objetivos de la investigación, y que constituye la referencia contra la cual han de evaluarse sus resultados.

•  el COMO: en donde se pone en conocimiento del evaluador cuáles son las unidades de observación y análisis, cuáles los instrumentos, cuáles las mediciones y cuál es el procedimiento para el análisis, el procesamiento y la exposición de los resultados de la investigación.

A partir de estos cuatro aspectos el evaluador debe tener a su disposición todos los elementos para identificar el problema, para decidir si su solución es factible, y si la investigación es útil y fecunda. Puesto que la tarea del evaluador es básicamente la de asesorar a la institución que ha de aportar los recursos para la investigación, y puesto que dicha institución debe de algún modo ejercer acciones de auditoría y control sobre la marcha del proyecto, otros dos elementos son imprescindibles: los recursos necesarios y el cronograma de realización de la investigación.

IX. SOBRE EL INFORME DE EVALUACIÓN DE PROYECTOS DE INVESTIGACIÓN

La revisión debe concluir con un dictamen que se expresa en una de las cuatro categorías siguientes: (1) Aprobar (2) Aceptar con cambios menores (3) Aceptar con cambios mayores y (4) Rechazar. Todas las revisiones, exceptuando aquellas que culminen con un dictamen de `aprobado', deberán incluir una ficha que fundamenta el dictamen emitido. Todas deben incluir el nombre de los revisores.

Algunos aspectos que deben tenerse en cuenta para el momento de la presentación tanto de la predefensa como de la defensa:

X. REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

  1. Bayarre, H. y cols. (2004) Metodología de la investigación en la APS ,
  2. Comisión Nacional de Grados Científicos. (2005) Normas para la redacción y presentación de las tesis de Doctor en Ciencias de determinada especialidad. En Normas para la obtención de Grados científicos. República de Cuba. Pág. 47 -52.
  3. Eco, Umberto.(1991) “Cómo se hace una tesis”de Ed. Gedisa España, p.188.
  4. Eco, Umberto (1991) “Cómo se hace una tesis”de Ed. Gedisa España, p. 201
  5. Eco, Umberto (1991) “Cómo se hace una tesis”de Ed. Gedisa España, pág199.
  6. Hernández, E. Palomera, A; de Santos, F. (2003) Intervención psicológica en las enfermedades cardiovasculares. Editora Universidad de Guadalajara, Jalisco, México.
  7. Hernández, E.; Grau, J. y cols. (2005). Psicología de la Salud. Fundamentos y aplicaciones. Editorial La Noche. Guadalajara , Jalisco, México.
  8. Referencias bibliográficas según el Estilo Vancouver. Biblioteca de la ENSAP.
  9. Torres, M. (2005) Taller de Tesis II. Bibliografía básica. Material redactado para el Dossier de la Maestría en Salud Familiar y Comunitaria,